gallos
Inicio Artículos Noticias Videos Gallos Contáctenos
ARTÍCULOS GALLÍSTICOS
Apareamiento y Crianza por Tan Bark
Aportes y Características del Gallo Bankivoide y el Oriental en Cruces por Juan Ramón Cruz Solís
Como hacer una Nueva Línea de Gallos de un Cruce por Zorro Gris
Como Sacar Machos por Dr. Eduardo Manuele
Corte por Narragansett
Cría Gallos con Sentido por Alfonso Cordero
Crianza del Gallo de Pelea a Navaja por Rodolfo "Fito" Matellini
Críanza del Navajero Peruano por Carlos Fernández-Stoll M.
Cruce del Gallo Shamo para la Navaja de Filo por Christian Germany
Cruzando el Asil para Jugar con Armas de Acero por Edwin Kubojiri
Cruzando con Asil para Jugar con Navaja por Jorge García
Cruzas por Gilberto Dorado
Cuando el Acierto es lo que Cuenta por Dr. Edsel Bixler
Cuatro Aspectos para Obtener Buenos Resultados por Lic. Henry Fuentes
Cuidado de los Pollitos por Eduardo Piña Méndez
Defectos del Gallo de Lidia por Luis F. Brignole Roy
Doce Defectos Dominantes en los Sementales por Guillermo Bustamante
Dos Estirpes para Triunfar por Pedro Vargas
El Corral de Cría por Floyd Gurley
El Criador Como Causa del Éxito en la Cría del Gallo a Navaja por Rodolfo "Fito" Matellini
El Desarrollo Mental de los Gallos por Roy Bingham
El Gallo para Cuarto y Postiza de Aluminio por Rubén González
Evaluación de las Peleas por Ing. Orlando Lapinell Montoya
Experiencias con las Cruzas de Oriental por Guillermo Bustamante
Formulario para mantener Récords de Cría
Gallos Orientales en las Crías de Latinoamérica por José "Checo" Chen Alba
Juventud vs. Edad en los Reproductores por Narragansett
La Casta por Narragansett
La Ciencia y El Arte de la Cría de Gallos de Pelea por Félix Cruz López
La Inseminación Artificial en las Aves por Eduardo Piña Méndez
La Inseminación Artificial en las Aves por Eduardo Piña Méndez
La Mejor Madre por José M. Vega Baena
La Selección de los Gallos de Cría por José "Checo" Chen Alba
Los Bastardos - Cruza Espontánea por Carlos Fernández-Stoll M.
Los Gallos Blancos de Joe Z por Narragansett
¡Los Gallos de Casta no Pierden...Solamente Mueren! por Marco Matellini W.
Mi Cruce de Español con Butcher por Guillermo Machorro
Mis Gallos en la Azotea por Miguel Flores
Principales Fases del Desarrollo Anatómico del Embrión por Ezequiel García Romero
Probando y Topando por Narragansett
Que Casualidad por Observer
¿Que es lo que les Buscas? por Narragansett
Rapidez e Inteligencia en los Gallos de Pelea por Gilberto Dorado
Se le Enferman mucho los Pollos al entrar las Lluvias? por Observador
Selección del Pie de Cría por D. Edsel Bixler
Selección y Eliminación Ing. Eduardo Pérez Zendejas
Abraham Wong por Carlos Fernández-Stoll M
Alfredo Grimaldi Carrizales por Carlos Fernández-Stoll M
Antonio Belmont por Marco Aurelio Denegri
Antonio Zegarra por Revista Vamos a Gallos
FERNANDO GRAÑA ELIZALDE por Carlos Fernández-Stoll M.
El Amarre de la Navaja en el Perú por Carlos Fernández-Stoll M.
El Gallo Cortador Sobresaliente por Guillermo Bustamante
Entrenamiento de Gallos de Pelea a Navajas del Perú por Ing. Agrónomo José Valentín
Hablando de Posturas y Pastores por Guillermo Bustamante
Método de Federico Calmet para Armar la Navaja Peruana por Ing. Carlos Cogorno V.
Método de Preparación Filipino
Mis Experiencias con la Navaja Peruana por Ing. Luis Felipe Silva
Preparación del Gallo de Navaja Peruano por José Luis Tapia
Técnicas para Forzar la Muda por Jaime Calderón
Amarre de navaja Peruana por Ing. Luis Felipe Silva
Amarre de navaja Peruana por Ing. Luis Felipe Silva
HUMBERTO PEDRAGLIO ODDONE 1899-1962 Fuente de Gallos Pegraglio
JUAN CARRILLO ARIAS por www.gallosnavajeros.com
ELEODORO "LOLO" MAGUIÑO por www.gallosnavajeros.com
FABIO CIURLIZA TABOADA por www.gallosnavajeros.com
COCCIDIOSIS por el DR. HUGO CISNEROS
Cambio de Pluma o Muda en Gallos de Combate Dr. Hugo Cisneros
Casta: Fenotipo -Genotipo- Medio Ambiente por Biólogo Ricardo Pedraglio Flórez
¿Por que pueden huír (correr) los gallos? por Biólogo Ricardo Pedraglio Flórez
ALGUNOS CONSEJOS SANITARIOS, CONTROL Y CRIANZA: Biólogo Ricardo Pedraglio Flórez
ASIL por Willem van Ballekom (INTERNATIONAL ASIL COMMUNITY)
EL GALLO DE PELEA A NAVAJA DEL PERÚ por Juan Marco León Velarde
Cronica sobre el Gallo Navajero Peruano por Orgullo del Perú
ESPECIAL: FIN DEL SIGLO GALLISTICO por Cristian Medina Febres
EL GALLO JAPONÉS por Christian Germany
EL GALLO MALAYO por Juan Ramón Cruz Jr
ARMERO DE GALLOS Cortesía del señor Tomás Puente Sánchez
CAMARONA por Ing. Carlos Cogorno V.
EL GALLO NAVAJERO PERUANO DEL NORTE Y EL DEL SUR por Enrique Genaro Meneses Carrillo
El Nacimiento de "Valentino" por Belisario Martín de las Casas D'Onofrio
El Origen de los Gallos "Farrucos" por Carlos A. Flores Montes
Gallos en el Fundo "Buenos Aires" por Luis Brignole Roy
GALPÓN EL CANARIO TRISTE por Luis F. Brignole Roy
Humberto y Santiago Pedraglio Oddone por Carlos Fernández-Stoll M.
LÍNEAS CAÑETANAS por Carlos Fernández-Stoll M. (2007)
EL COLOR BLANCO por Hipólito Beltrán
PORQUE SE COMEN LOS HUEVOS por Colaboradores del Tablero de Gallos Latino Americanos
¿PORQUE CORREN LOS GALLOS?... SEGÚN MI EXPERIENCIA por Carlos Fernández-Stoll M.
LOS PRINCIPIANTES por Narragansett
UNA TRADICIÓN FAMILIAR por Ing. Carlos Cogorno V.
ORIGEN DE LOS GALLOS EN EL PERÚ por Ing. Alfredo Price
LOS MEJORES GALLOS DEL MUNDO por Marty Dutcher
LA AFICIÓN EN EL PERÚ... VISTA POR UN PERUANO (2007) por Ing. Alfredo Price
"EL INMORTAL" por Marco Aurelio Denegri
PARÁSITOS Y ANTIPARASITARIOS por Dr. Luis Rosas
ENFERMEDADES RESPIRATORIAS "EL MOQUILLO" por Alfredo Cruz
ENFERMEDADES MAS COMUNES por Ing. Ernesto Romero
CIRUGÍA BÁSICA EN GALLOS DE NAVAJA por Dr. Luis Pareja
ANTIBIÓTICOS por Dr. Luis Rosas
LA GALLINA...en la Crianza del Gallo Navajero Peruano...por Enrique Genaro Meneses Carrillo
Gallo Navajero del Perú por Martín Arias (Diario PERU21)
EL GALLO-GALLINA: UN ASESINO A MANSALVA por Carlos Flores Montes
RECUERDOS DE CAMACHO Por Enrique G. Meneses C.
Conversación con Don Roberto Kuan Salazar por Carlos Cogorno Ventura
Conversaciones con Roberto Sparks Miroquesada y Roberto Sparks Pinillos por Carlos Cogorno
Aurelio González Vigil Pimentel por Carlos Cogorno Ventura
Manuel Atilio Casas Meza Por Carlos Cogorno Ventura
Alfredo Price Malasías por Carlos Cogorno Ventura
José Antonio Otero Cambana Por Carlos Cogorno Ventura
ANTIGUAS LINEAS CAÑETANAS por Roberto Miguel Kuan Lambruschini
Guillermo Navarro Ghesi por carlos Cogorno V.
Rolando “Cuto” Romero Zuloaga por Carlos Cogorno V
Cesar “Paloma” Flores Salazar por Carlos Cogorno V.
Humberto Morales Bermúdez Pedraglio por Carlos Cogorno
Luis Iturriaga Carrión por Carlos Cogorno
Conversación con Don Roberto Kuan Salazar II por Carlos Cogorno Ventura
Aurelio González Vigil Pimentel II Conversación con Carlos Cogorno Ventura
Augusto González Vigil Pinillos
Pedro La Rosa Albarracín “Patilla”
Rodolfo Risso Frech (B) por Carlos Cogorno
EL ARTE DE AMARRAR GALLOS por Roberto Miguel Kuan Lambruschini
Jaime Phang Chang por Carlos Cogorno
II Gran Campeonato Nacional coliseo don Aldo 2013
Federico Calmet La Rosa por Carlos Cogorno
Miguel Malache Arias por Carlos cogorno
¡AL JUEZ, TAMBIÉN, SE LE RESPETA…..! por Oscar Julio Cañedo Valle
Miguel Mosto Tello por Carlos Cogorno V
Guillermo Siles Martínez por Carlos Cogorno
Fabio Ciurlizza Taboada por Carlos Cogorno V
Guillermo Navarro Ghesi (B) por Carlos Cogorno
Aurelio González Vigil Pimentel III entrega por Carlos Cogorno V.
MANIFIESTO SOBRE LA IMPORTANCIA DEL CONOCIMIENTO, EN LA CRIANZA DEL GALLO NAVAJERO PERUANO
Juan Martín Dammert Marcos por Carlos Cogorno
Manuel Rajkovic de Bernardis por Carlos Cogorno V
Jaime Fernández Stoll López
Galpón Veneno de Lurín por Carlos Cogorno

ORIGEN DE LOS GALLOS EN EL PERÚ

por 
Ing. Alfredo Price

Como ya se mencionó anteriormente existen testimonios que coinciden en afirmar que los primeros gallos y gallinas fueron traídos a América por los españoles. Gálvez afirma que los cronistas anteriores al siglo XVIII no traen referencias concretas sobre la gallística. Y parece ser que las jugadas de gallos, no tenían por entonces mayor carácter público; pero, por otro lado existe evidencia de que los primeros gallos de pelea fueron traídos al Virreinato del Perú por doña Inés de Suárez, compañera del capitán don Pedro de Valdivia, prominente conquistador. 

Desde Lima se enviaron a todo el virreinato, se puede decir que tan pronto como los conquistadores pisaron tierra americana celebraron la primera riña de gallos. Los oficiales y caballeros españoles tuvieron buen cuidado de conservar la raza de sus gallos, pura, sin cruzarlos; no así los criollos, que bastardearon la raza al cruzarlos con gallinas corrientes, dando lugar al conglomerado de líneas existentes hoy en el llamado nuevo mundo.

Durante mucho tiempo, prácticamente hasta 1535 en el Perú no se conocía otro gallo de pelea que no fuera el español. La afición no avanzó ni se desenvolvió, sino hasta cuando fueron traídos los primeros gallos de México y cruzados con las aves existentes. De esto encontramos frecuentes menciones en los escritos de Paul Marcoy; el cual también menciona que en una época existió un criadero de gallos, para el cual no aparece otra explicación lógica como no sea el haber sido importado de las Indias Orientales Holandesas. Muchos de estos gallos pueden haber sido traídos por los piratas Holandeses que radicaban en el Golfo de Arauco (Chile); aparentemente por aquí empezó la ruta que los llevó al Callao, en Perú. Estas aves eran mayores que las Hispano Peruanas. Tanto las aves como las armas (navajas) con que juegan, fueron traídas de las Indias Holandesas. Pero sabemos que la navaja peruana fue diseñada tomando como modelo la navaja filipina y mexicana, aunque su peso y tamaño fueran influenciados por el de las javanesas.

El escritor chileno, Buffon, dice: nunca pudimos conocer las extrañas razas de gallos de pelea que se perpetuaron en Perú, exclusivamente para la riña. En Arauco (Chile) no se usaban como aves de pelea, sino que fueron mezcladas sin discriminación de ninguna especie con las razas bastardas del país.

Los bankivas, a pesar de las continuas importaciones, fueron desapareciendo, como desaparecieron de Perú los extraños perros mudos, que tanto intrigaron a los naturalistas.

La primera nota sobre las peleas de gallos escrita en el Perú, la encontramos en la publicación de Fuentes titulada Estadística de Lima publicada en 1558, en la cual se hace una descripción detallada del coliseo: "La cancha, o lugar de la lucha, es perfectamente circular, y tiene de circunferencia cuarenta y dos y media varas. Los asientos, colocados alrededor, forman nueve gradas que pueden alcanzar para 800 personas. Tiene doce palcos bajos y treinta y uno altos, además de la galería del juez. La entrada vale dos reales por persona, hay doscientas ocho galleras, que son unos pequeños cuartos sin puertas, separados unos de otros por quinchas de caña. El juez recibe una gratificación (cuatro pesos) todas las tardes de lidia. Las jugadas se hacen casi todos los días. Concurren a ellas, por término medio cuatrocientas sesenta personas, y a las de mucho interés hasta mil doscientas, que son las que la casa puede contener. El número medio de corredores es quince. El dinero que, según datos fidedignos, se atraviesa todo el año, entre caja y apuestas, asciende a noventa y ocho mil pesos, no incluyéndose las jugadas extraordinarias, en las cuales toman parte personas de alta posición social, y en las que han sabido apostarse hasta veinte mil pesos en una tarde."

En 1653 el padre Andaluz Bernabé Cobo publica el libro titulado Historia del Nuevo Mundo; en el cual nos da testimonio de la temprana afición en el Perú escribiendo lo siguiente: "No sólo sirven las gallinas de sustento para los hombres sino también los gallos de entrenamiento, como pasa en México, adonde los chinos los imponen a pelear unos con otros, y para esto los arman con agudas navajas que les ponen en los espolones; y ellos se embisten con tanto coraje, que se matan unos a otros. Acude no poca gente a ver esta pelea..."

A partir de ese entonces la historia es oscura. En el entonces Virreinato del Perú no se puede determinar cuándo tuvo lugar la primera lidia (riña) de gallos en Lima, pero se sabe por el libro "Tradiciones Peruanas" de don Ricardo Palma que medio siglo después de fundada la ciudad era ya general la afición, y que en las calles, plazuelas, huertas y aún en los claustros de los conventos había jugadas de a pico y de a navaja como sucede hoy en día.

También se dice que por el año de 1700 las jugadas de gallo eran motivo de desorden y alboroto público; por los continuos reclamos ante las autoridades competentes sobre la ventaja que tenía un oponente sobre otro, en cuanto al peso y tamaño de las aves se refiere. Y debido a que en el Perú de aquella época las aves de riña eran tan heterogéneas las autoridades del Callao disponen que en adelante los gallos salgan tapados o cubiertos para evitar medir o cotejar a sus oponentes y así evitar fraudes y reclamos.

En los pueblos de la costa, las festividades de ciertos santos se celebran con fuegos artificiales, toros y gallos, espectáculos que también tenían lugar en la elección de los prelados o en conmemoraciones especiales.
En los tiempos del Virrey Amat, era la plebe, la entusiasta por las lidias de gallos, así los artesanos y sirvientes desatendían sus deberes para jugar gallos en plena calle. Resultaban de aquí graves pendencias y alarmas para el vecindario pacífico.

En 1762 el general Ignacio de Escondón escribe y publica en Lima un folletín de ocho páginas, a dos columnas con un largo y pesado verso, celebrando las lidias de gallos y la erección de un coso de gallos, titulándolo Época galicana, égida galilea.

No atreviéndose el virrey a ponerse en pugna abierta con el pueblo, prohibiendo la riña de gallos, se dedicó a reglamentarla, y para ello aceptó la propuesta que le hizo el Catalán don Juan Garial para construir y explotar un coliseo con anfiteatro de nueve gradas en la Plazuela Santa Catalina y en terreno colindante con la muralla. La construcción concluyó en 1762, y el empresario Juan Garial se comprometió a dar anualmente quinientos pesos al cabildo y quinientos pesos al hospital de San Andrés, en compensación del privilegio exclusivo que éste tenía sobre la casa.

Al principio el Virrey Amat concedió permiso para que los domingos, días festivos, martes y jueves pudiese el empresario lidiar gallos; pero en 1781 pasó el edificio a ser propiedad del estado asignándose al juez del espectáculo el sueldo de quinientos pesos anuales.

En 1786, por Real cédula que vino de España, la licencia para reñir gallos se hizo extensiva a los sábados. 

En 1804 se traslado el coliseo o cancha de gallos a la calle del Mármol de Carbajal, en la parroquia de San Marcelo, edificio que estuvo en pie hasta 1868, en que fue demolido, pasando a ser propiedad de un particular.

El 8 de septiembre de 1819 se realizó un gran torneo de gallos en la Plazuela de Cocharcas festejando a la patrona, en la cual intervenían de un lado la aristocracia de los pergaminos, y del otro lado la aristocracia del dinero, cruzando sumas fabulosas en las apuestas. El flamante Conde de Castañeda de los Lamos don Manuel Díez de Requejo era el jefe del partido nobiliario, jefe del bando contrario era Pío García, acaudalado minero de Cerro de Pasco, y el juez de la cancha era el regidor del cabildo Marqués de Corpa.

Pactándose una pelea de siete topadas (seis a navaja y una a pico). Perdiendo Manuel Díez de Requejo las 6 primeras peleas y veinte mil duros. Para la séptima pelea, que era de a pico y no de a navaja como las anteriores, había reservado el Conde un gallo que contaba con más victorias que Napoleón y el minero sacó un lechuza, machetón, pata amarilla, hijo de chusco y gallina terranova, aunque recio de cuadriles, y que en el careo casi cacarea. Esto animó al condecito y dirigiéndose al minero le dijo: "Amigo, es usted hombre para aceptarme un envite, le apuesto mi título de Conde contra todo lo que llevo perdido en la tarde"." Topo" contestó el minero; quedando libres los dos rivales en el ruedo, dando cuenta de su rival el lechuza (al Napoleón su Waterloo), dejándolo besar la tierra. Al otro día y ante el escribano de cabildo José María la Rosa se formalizó la escritura en virtud de la cual el título de Conde de Castañeda de los Lamos era transferido a Pío García, quien al enviar a España el documento, para su ratificación por Fernando VII, cuidó de acompañarlo con buen lastre de onzas de oro. La confirmación llego tarde; esto es, cuando ya San Martín y los insurgentes ocupaban el palacio de los virreyes. Parece que la Real Cédula confirmatoria cayó en manos de Monteagudo, y que el ministro la aproximo a la bujía para encender con ella un cigarro. Y los envidiosos que nunca faltan, bautizaron al minero con el título de "Conde de la Topada".

Proclamada la independencia, el ministro Monteagudo, por decreto del 16 de Febrero de 1822, prohíbe el juego de gallos y el coliseo permaneció cerrado hasta pocos meses después de la batalla de Ayacucho, en que los colombianos, que eran tan aficionados como los limeños a las peleas de gallos, pasaron por encima de la prohibición. Poco después el Consejo de Gobierno restableció las lidias, destinando el producto del remate del asiento para el sostenimiento del Seminario de Santo Toribio.

Continuó funcionando la casa de gallos hasta el 9 de febrero de 1832. El ministro de gobierno don Manuel Lorenzo Vidaurre pasó en esa fecha un oficio al Prefecto de Lima, en el que decía que no podía tolerarse que el producto de una casa de inmoralidad, patrocinadora del ocio y del fraude, se aplicase al Seminario de Santo Toribio, dándose por sustento a una escuela de virtud el pan producido por el vicio.

Vino la guerra civil, y con ella bastó una disposición prefectural para convertir en letra muerta el decreto supremo, hasta que bajo la administración del presidente Balta, se eliminó de la central calle Mármol de Carbajal el coliseo de gallos. A partir de esta fecha nada se sabe hasta 1874, donde las lidias de gallos alcanzan un auge tremendo y se inaugura el coliseo de Malambito o Portada del Callao.

La descripción que se hace en aquella época del gallero dice que es un tipo digno de estudio dejando aparte a los aficionados. El gallero cuya fortuna le permite criar sus gallos en cómodas casillas o galleras, y destinar dos o más criados para que los cuidasen, pero el más aficionado a estas lides era el pueblo, y se decía que no existía rapista o maestro de obra que no fuese insigne gallero. Tras la puerta de la barbería o al pie de la mesita de trabajo, y entre el cerote, las hormas y el tirapié, estuviera amarrado el malatobo, el ajiseco, el cenizo y el cazilí.

Cuidabanlo como a la niña del ojo, y bien podía faltarles el pan para su familia, antes que el maíz para su engreído. Ciencia se necesita para preparar un gallo, y cada aficionado tenía su método propio, fruto de la experiencia. El día de la lidia apenas si se le dejaba probar bocado al animal, porque recelaban que con el buche lleno anduviese pesado en su vuelo y movimientos. Por la tarde envolvíase el aficionado en su capa y, llevando bajo sus pliegues escondido al gallo, dirigíase al reñidero, acompañado de sus amigos, que habiendo conocido al animal desde pollo y vístolo topar, no daban por medio menos su victoria.

Ricardo Palma dice que pocos juegos se han prestado a trampas más que el de gallos para explotar a los incautos, echaban en la arena un gallo rozagante contra otro de enclenque aspecto. Las apuestas a favor del primero eran, por su puesto, numerosas, y teníanse por gran torpeza arriesgar un centavo en pro de su rival. Pero, ¡oh maravilla!, el gallazo o no hacía golilla, cacareaba y corría, o se dejaba matar por su contrario el gallito tísico. Los que estaban en autos sabían que el rozagante, o lo habían emborrachado, o puéstole un pedacito de plomo en la cola para embarazarle el vuelo, o hecho al infeliz alguna otra diablura.

Hubo un gallo reputado por invencible y que contaba por docenas las victorias, a la postre, una tarde se descubrió la trampa: era gallo blindado como los buques de guerra, su dueño lo armaba con una coraza de hoja de lata ingeniosamente dispuesta, y contra la que era impotente la navaja. 

Otro caso de fraude registrado esta vez en los legajos o códice 456 del archivo nacional, hay un pliego que contiene la copia de un recurso presentado al noble cabildo de lima el 30 de junio de 1802, apelando de una sentencia pronunciada por el regidor de espectáculos, en la que se dice: "Era la tarde de San Pedro Apóstol, y gran concurso de jugadores ocupaba el coliseo de gallos, situado entonces en la Plazuela de Santa Catalina. Tratábase de una pelea de 7 jugadas a navaja, el gallo destinado para defender la cuarta pelea era un malatobo, bien laminado y de excelente registro, famoso en los anales del coso por haber pisado la cancha 5 veces en lo corrido del año, y salido siempre incólume después de despachar a sus rivales. El dueño del malatobo no consintió nunca que otro individuo sino el en persona amarrase la navaja a su gallo, cosa propia de un verdadero aficionado. El rival un ajiseco claro, machetón, vencedor de 4 lidias. Careados los gallos, ambos se remontaron a la altura de una vara; tomaron tierra, y el ajiseco se le prendió a la mecha al malatobo; éste zafó con malicia arrastrando el ala izquierda, y mientras el ajiseco culebreaba en vago, su contrario le clavó la navaja. La batalla duro veintidós segundos, y nadie hubiera osado poner en duda el triunfo del malatobo si un muchacho no hubiera gritado: ¡camarón¡ ¡camarón, ¡ donde la palabra camarón significaba trampa. Era el caso que, enredado en las plumas del pescuezo y roto por los esfuerzos de la lucha, arrastraba un delgado cordoncillo al cual estaba atada una crucecita de Guamantanga. La gritería que se alzó en el coliseo fue atroz y algunos de los partidarios del difunto se vinieron con palos, sobre el dueño del malatobo quien cargando con su gallo, corrió a refugiarse al lado del regidor, juez de la lidia. Los partidarios del ajiseco sostuvieron que el malatobo no había jugado limpio; pues no debía la victoria a su ñeque o pujanza, sino más bien al amuleto o reliquia que lo hacia invencible. El regidor convino en que adornar un gallo con una crucecita de Guamantanga equivalía a recurrir a malas artes, y que había algo de hechicería, conjuro e irreverencia. Por ende declaró tablas la pelea y envió a la cárcel al dueño del malatobo (si el cabildo confirmó o revocó el fallo de su regidor, no lo dice el manuscrito).

La afición a las peleas de gallos empieza a decaer, y ya no se codean en el coso generales y magistrados con zapateros y rufianes, como sucedía hasta 1860, y para 1899, ninguna persona que en algo se estima concurre al coliseo, y aún entre el populacho va perdiendo terreno la afición a la riña de gallos.

Por otro lado se cuenta que era tan grande la afición a los gallos de pelea, que el general Antonio López de Santa Ana, cuando estuvo exiliado en Perú abrió una plaza de gallos para el beneplácito del pueblo limeño, pero la realidad sobre la actividad gallística de Santa Ana no se sabe y es difícil que se llegue a saber algún día. Lo que no admite duda es su calidad como criador, que le permitió establecer su famosa casta de cenizos, y la gran afición que tenía por todo lo relacionado con el gallo fino, ya fuese la cría, la preparación o el combate, e inclusive se dice que organizó el primer torneo marítimo internacional de pelea de gallos el cual se llevó a cabo en el Golfo de México cuando él era presidente de dicho país, y los participantes fueron el estadounidense Nick Arrington y él.

El francés Max Radiguet, quien estuvo en el Perú hacia la mitad del siglo XIX, en su libro Souvenirs de L´Amérique Espagnole (Recuerdos de la América Española) dice: "Las peleas de gallos comparten con las corridas de toros el privilegio de atraer a la población limeña. Sin embargo, la casa de gallos nos ha parecido más particularmente visitada por las últimas clases de la sociedad. Sus aficionados son cholos, zambos y negros, que van allí a buscar sobre todo las emociones del juego..."

Desde 1899 en que las peleas de gallos sufren un descenso de público asistente y aficionados, no se tiene referencia de lo acontecido. Salvo la información de que no había la afición a pelear gallos de "Pico y Espuela". En forma aislada, lo hacía algún grupo de provincianos residentes en la capital, que cultivaban esta afición, herencia de su tierra; especialmente si procedían del norte peruano (Trujillo a Tumbes) o parte del oriente (Iquitos y pueblos ribereños del Amazonas). En Lima como en los departamentos adyacentes, las peleas se realizan con navaja libre, mayormente por los hacendados del valle y hombres de campo. Es así que durante las dos primeras décadas del presente siglo, se registraron oficialmente cuatro coliseos de a "navaja"; en Barranco, Magdalena, La Pampilla y el "Coliseo de Sandia" que el 15 de agosto de 1918 es inaugurado por su propietario César Aurelio Gonzáles- Vigil, ubicado en la calle del mismo nombre, el cual es reconstruido en 1933 a causa de un incendio. Este mismo señor construye coliseos en Pachacamac, La Oroya y Chancay.

Durante la década de 1940 a 1950 abren sus puertas tres coliseos más; uno en el puerto del Callao de propiedad del japonés Aguena, el más concurrido; uno en el Rímac, en la calle Francisco Pizarro y uno en Piñonate, en el distrito de San Martín de Porras, los tres de condición modesta. 

En 1959 se inaugura el coliseo el Gallo de Oro, de propiedad de los señores Núñez y Guillén, en el jirón Guillermo Dansey, que luego fuera del señor Jamiz, fue el máximo exponente entre los coliseos de pico durante muchos años, lo que le valió que fuera bautizado como "La Cancha Grande."

Durante 1960 a 1980, se abren nuevos coliseos, mayormente de condición modesta. En 1969 se realiza el campeonato internacional de la Feria de la Alameda, organizado por la cervecería Backus y Johnston a la que se invitaron delegaciones de Chile, Colombia, Ecuador, España, México, Panamá y Puerto Rico trayendo consigo diferentes tipos de gallos, armas y reglamentos. 

A partir de esa fecha, se cambió el arma, de espuela de gallo natural o prensada postiza, a espina de pez sierra, pasando por las de carey, espina de raya, cuerno de venado, hueso, diente de lobo, nylon o cualquier material no metálico. El tipo de gallo fue variando de un criollo oriental, compuesto por diversas variedades de japonés, aseel, malayo y algo de inglés, al criollo bankivoide español.

Es así que en la década de 1940 no había límite de tiempo para la pelea. Luego en la década de 1960, fue reduciéndose a una hora, a 50 minutos y finalmente a 45 minutos. En la década de 1970, fue bajando de 40 minutos a 35, 25 y finalmente, en los años de 1980 a 20 minutos para últimamente rebajarlo a 15 minutos, tiempo al que llega un 20% de las peleas.

En 1988 es cerrado el coliseo Sandia y se traslada al coliseo el Rosedal de Surco, peleándose los lunes y miércoles por la noche navaja; mientras que los viernes y domingos, se realizan peleas de pico y espuela.

Cabe hacer notar, que actualmente existen en Lima, más de cien coliseos de gallos de a pico y espuela, y por lo menos cincuenta de navaja en los que se juega principalmente de Mayo a Diciembre. 

Destacan principalmente el Coliseo Tradición Sandia en Barranco, el Coliseo de la Asociación Nacional de Criadores de gallos del Perú en Pachacamac, el Coliseo El Rosedal en Surco, el Coliseo Mamacona en Turín y el hermoso Coliseo del Círculo Gallístico del Perú en Lurín. Teniendo en la actualidad gran acogida, por ser un gran espectáculo, que en oportunidades se invita a través de órganos de difusión masiva, como la radio, televisión o los diarios. 

Incluso el Instituto Nacional de Cultura lo declaró como espectáculo cultural y Foptur lo promueve dentro de su calendario turístico, por ser nuestro gallo navajero único en su tipo en el mundo; considerado como raza el gallo navajero peruano y que Carlos A. Finsterbuch, menciona en su libro Cocfighting All Over the World, haciendo mención al señor Américo, como eminente aficionado peruano de gallos "navajeros" y juez del coliseo "La Pampilla", mostrando una fotografía de un ejemplar, la cual nos sirve de referencia para poder apreciar la evolución sufrida por esta variedad de gallo peruano hasta la fecha.


www.gallosnavajeros.com Copyright ©  2007-2014. Derechos Reservados
Este portal no representa los intereses de algún coliseo, asociación, círculo, institución, galpón, criador o afines que se puedan hacer referencia.